viernes, febrero 23, 2024

Muchas mujeres se inician en la investigación, pero lo dejan por conciliación familiar

Más Leido

Montserrat García, Investigadora de la FIO, explica cómo es la actualidad de la mujer en la ciencia y destaca la importancia de que los más jóvenes conozcan el gran abanico de posibilidades que se esconden tras ella

La actividad investigadora de muchas mujeres tiene un papel decisivo en multitud de campos de estudio. Aunque parezca que el trabajo de las mujeres en la ciencia es algo reciente, lo cierto es que “siempre las ha habido en gran variedad de campos, pero no se hablaba de ellas, ahora sí”, señala Montserrat García, investigadora asociada en la Unidad de Genética Ocular y Enfermedades Neurodegenerativas de la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO).

“Hipatia de Alejandría, Ada Lovelace, Marie Curie, Rosalind Franklin, Hedy Lamarr, Jane Goodall, Margarita Salas y muchas más”, continúa la especialista, y añade que las mujeres siempre han estado ahí y deben seguir estando. “Somos la mitad de la población del mundo, sería una pena no contar con nosotras, por supuesto con ellos también. Nadie sobra, y como nadie sobra, necesitamos más científicas y científicos”.

En este sentido, Montserrat García ha puesto el foco en la importancia de que los niños y niñas vean el gran abanico de posibilidades que ofrece la ciencia, que se interesen por ella y que tengan referentes. “La ciencia es algo más cercano de lo que parece, no es tanto lo que se ve en las películas. La persona que trabaja en ciencia pudo haber estudiado en su mismo colegio, jugaba en el parque de su barrio y ahora está trabajando para encontrar un tratamiento contra una enfermedad, desarrollar un nuevo sistema de mejora medioambiental o un programa informático que va a facilitar la vida a las personas”, asegura la investigadora y añade que ella de pequeña “no sabía si era posible ser investigadora científica, pero sí que sabía lo que me gustaba y si había alguna posibilidad, lo intentaría”.

A este respecto, García afirma que “al nacer somos pequeños científico”. “A mi hija de 9 años todo le interesa, nada le aburre. No contenta con eso, lo agita para ver qué ruido hace y aun así no tiene suficiente, necesita saber a qué sabe. Eso es la base del método científico, la observación sistemática”, comenta la investigadora, y añade, “si nacemos siendo pequeños científicos, ¿por qué perdemos el interés al crecer? ¿No sería deseable no perder esa ilusión por entender el mundo que nos rodea e intentar mejorarlo?”.

La actualidad de la mujer en la ciencia

  En palabras de Montserrat García, “aún nos queda un largo camino por recorrer”. En la Fundación de Investigación Oftalmológica (FIO), por ejemplo, el 50% del personal investigador son mujeres. Sin embargo, según datos del Instituto Nacional de Estadística en 2021, el número de mujeres investigadoras es inferior al de los hombres (39,7%).

“A día de hoy, podemos afirmar que al principio de la carrera investigadora, por lo menos en mi campo, el de las Ciencias Biomédicas, puede que incluso haya más mujeres que hombres. El problema es que nos vamos saliendo por distintas razones. A veces se debe a la situación personal de conciliación familiar (todavía somos nosotras las que nos implicamos más en las tareas de cuidado de hijos, padres o familiares a cargo), falta de oportunidades, entre otros”, explica.

Pero, lo que destaca la investigadora, es la falta de mujeres “a partir de determinado nivel de responsabilidad”, es decir, el nivel de jefes de grupo o investigadores principales.

Montserrat García: «Muchas mujeres se inician en la investigación, pero lo dejan por conciliación familiar» – PR Noticias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimos Artículos